Porque Financiar Un Negocio Sin Deuda y Cómo Hacerlo

He visto vídeos...

Hace unos días me apareció un video de un influencer diciendo que la manera de volverte millonario es mediante el apalancamiento. Es decir, endeudarte para utilizar ese préstamo en tu negocio o proyecto. En un par de días más, vi otro video de otro influencer, diciendo lo mismo. 

También en otros videos estos influencers sugieren crear tu bebida superpoderosa para cuando tienes que dar todo y más. Todo esto me suena a como lo que la gente quiere escuchar para pensar que están triunfando cuando en verdad están cavando un hoyo más profundo.

Como podrás imaginar, me parece ridículo la sugerencia que necesitas apalancarte para que te vuelvas millonario. Ojo, no digo que no necesitas encontrar maneras de fondear tu negocio o idea, pero endeudarte como requisito para volverte millonario es casi garantizado a ser un error. Te cuento porqué:

Realidad de los negocios

Creo firmemente que, si alguien quiere lanzar un negocio, debe hacer todo lo posible por lanzarlo. Puede ser la mejor oportunidad para incrementar sus ingresos. También creo firmemente que es probable que esa persona vaya a fracasar en la mayoría de sus intentos. Yo mismo he explorado innumerables proyectos que solo terminaron en gastos y estoy lejos de considerarme exitoso. La clave esta en explorar estos negocios de manera inteligente, con el riesgo adecuado.


Te presento unas estadísticas de los negocios que muchos de estos influencers deciden olvidar:

En México el 75% de nuevos negocios fracasan en los primeros dos años
En España, el 62% fracasa a los cinco años y en Colombia el 70%
En Estados Unidos, el 20% fracasa el primer año y el 50% en los primeros cinco años

Siendo realistas, cualquier crédito que se consiga para un negocio probablemente exceda el tiempo que el negocio este operando. Y al ser un negocio nuevo, el crédito que se consiga es probablemente un crédito personal, no de negocio. Es decir, si el negocio quiebra, y prometiste pagar a tu nombre el crédito, seguirás con esa deuda hasta saldarla. 

Como nuevo empresario o empresaria es muy riesgoso tomar un crédito. Nuestros proyectos, estadísticamente, van a fracasar. Y si estas cargando una deuda después de ese fracaso, la probabilidad que intentes otro negocio y que puedas crecerlo va a ser aún menor. Tienes menos ahorros a tu alcance y lo que si ganes esta atrapado en deudas del negocio pasado. No es estrategia de millonarios endeudarte para financiar tu idea.

Alternativas de financiamiento

Mencioné que he lanzado varios proyectos que no llegaron a mucho, o nada. En ningún caso me endeudé. Utilice mis ahorros (adicionales al ahorro que separo para el retiro), para financiar estos proyectos. He gastado más dinero de lo que he ganado, hasta ahora. Pero no he gastado todos mis ahorros y puedo seguir intentando nuevos proyectos. Conforme voy viendo que estos proyectos son más factibles, les voy metiendo más dinero. Es un proceso más lento, pero mucho más seguro.

Eventualmente, llegará el punto donde necesito invertirle al negocio más dinero del que tengo. Misma situación que muchos otros utilizan como motivo para endeudarse. Sin embargo, yo planeo usar estas estrategias para crecer mi negocio:

1)    Utilizar lo que tienes

En ingles le llaman ser scrappy. Es utilizar lo que si tienes disponible al máximo y buscar resolver problemas con lo que ya tienes en tus manos. En sus inicios, Amazon se destacaba por buscar ahorrar cada centavo posible y ser creativos con lo que tenían. Antes de buscar dinero, es esencial ver lo que ya tienes y ser creativo con eso.

2)    Incrementar los ahorros

Si estas trabajando mientras buscas lanzar el negocio, puedes incrementar tus ahorros al reducir los gastos de tu vida diaria. O si estas casad@ y te dedicas 100% a este nuevo proyecto, ver si pueden usar los ingresos de la otra pareja para financiar parte del negocio. 

3)    Crecer conforme entre dinero al negocio

Muchos quieren crecer lo más rápido que pueden, pero a veces es mejor utilizar el flujo positivo de tu negocio para financiar tu crecimiento. Será más lento que un préstamo, pero mucho más seguro. También, tendrás más tiempo para ir probando ese crecimiento (por ejemplo, lanzar una nueva línea de productos) y ver como responden tus clientes. 

Muchas veces, al estar apretados de dinero, ponemos más atención a lo que los usuarios en verdad quieren. Cuando sobra el dinero, te arriesgas a ignorarlos pensando que tienes la razón.

4)    Vender Producto por Adelantado

¿Conoces los termos S´well? Antes de que se volvieran famosos, nadie veía la necesidad de un termo bonito que funcionara tanto en la oficina como en Everest. Batallaron mucho en conseguir compañías que quisieran hasta hacerles el termo. No había opción más que crecer a su manera. Vendían producto a clientes y luego los producían. Hasta en unos casos mandaron ejemplares de termos en varios colores que no existían, y una vez que les pidieron esos colores específicos, produjeron.  

Puedes aplicar estrategias similares para vender por adelantado y luego producir. Aun si no te pagan hasta que entregues, sabes que tienes mercado. 

5)    Fondeo Colectivo (Crowdfunding)

Si vas a ofrecer un producto para consumidores, puedes intentar un fondeo colectivo. Requieres tener una muy buena campaña de marketing para que funcione, y ofrecer entregar tu producto al momento que se termine de fabricar. El beneficio de esta estrategia es doble: tienes el capital para el negocio, y ya tienes clientes que van a abogar por ti.  

6)    Inversionistas

Ya en Latino América los inversionistas tipo Venture Capital han crecido bastante y son un apoyo tremendo para los emprendedores. Claro, las ideas que financian son unas con gran potencial de crecimiento, por lo cual pocas ideas terminan financiadas por este método. Sin embargo, es la mejor oportunidad para conseguir apoyo no sólo financiero pero estratégico. A cambio, otorgas una parte de tu compañía. Si te da nervio no tener el 100% de tu negocio, piensa en esto: ni Bill Gates, Jeff Bezos, Steve Jobs, o cualquier otro emprendedor multimillonario reconocido tiene el 100% de su negocio. Es mejor tener una pieza chica de algo enorme que una pieza grande sin valor. 

7)    Familia y Amigos

Esta estrategia es la última en la lista porque hay un factor muy grande a considerar: estas arriesgando el dinero de y la relación con tu familia y tus amigos. Los ahorros que tienen son por mucho esfuerzo, y no es cualquier cosa pedirlos (especialmente dado el riesgo). Por eso la dejo hasta el final, ya que la evitaría si pudiera. De hacerla, es importante formalizarlo. No es dinero prestado, es una apuesta que ellos hacen en tu negocio y a cambio reciben un porcentaje de la compañía. Te están comprando acciones y serán tus socios. Esa es la única manera por la cual buscaría este tipo de apoyo. 

Si algún familiar o una amistad quiere apoyarte con tu negocio y no quiere participación, que te den dinero de regalo, no como préstamo. Lo peor en una relación es que haya un acreedor y deudor. Perfecta combinación para acabar con la relación. También el tener a amigos y familiares de socios causa problemas, por lo cual procura no utilizar esta estrategia. 


Últimos Pensamientos

Si estas emprendiendo un negocio, deseo que seas lo más exitoso o exitosa posible. Y si con este proyecto en particular no funcionan las cosas, deseo que cierres esta etapa sin arrastrar una deuda y que puedas aventurarte al próximo proyecto con libertad, lista y listo para conquistar. 

Como ya vieron, hay muchas maneras de financiar un negocio sin tener que acudir a la deuda. Es una tragedia que se promueva el apalancamiento como estrategia para ser millonario. La verdad es que hay muchas más opciones con muchísimo menos riesgo para poder financiar un negocio. 

Al lanzar un negocio tienes que tomar riesgos, pero riesgos calculados. Riesgos bien estudiados y con consecuencias realistas. Un buen emprendedor sueña y toma riesgos, pero también calcula y sabe que es factible alcanzar. Endeudarte para financiar un sueño solo terminará en pesadilla.