Planeación Financiera En Casa: Una Estrategia

Si no planeamos un futuro con nuestro dinero, perdemos. La planeación financiera es necesaria, en una empresa y en un hogar. Sin embargo, es difícil para nosotros seguir y crear un plan financiero de cero. Las sugerencias que uno encuentra siempre varian: un día es una estrategia, y otro día es otra diferente. No hay un plan concreto que podamos seguir y a veces eso es justo lo que queremos. De hecho, creo que es necesario para muchos de nosotros. ¿Te has tomado tiempo en crear tu estrategia financiera? ¿Si lo hicieras, sabrías dónde empezar?

Probablemente la respuesta es no. Aunque sabemos que deberíamos de tomarnos el tiempo para hacer esos planes, rara vez lo hacemos. Lo bueno es que aquí te presento un plan duradero. Que sirve si lo sigues. Es sencillo, y ese es el punto. Sofisticación en las finanzas personales es receta para perder dinero. ¿Por qué? Es difícil enfocarnos en múltiples metas y hacer diez cosas a la vez. Si tratas de salirte de deudas, ahorrar para tu retiro, y comprar una casa probablemente alcances ninguna de ellas. Sin embargo, si enfocas tu esfuerzo y dinero meta por meta, seguro llegas ahí. Esto es la planeación financiera inteligente, y todos lo podemos hacer siguendo este plan. 

Hay tres partes esenciales de este plan: Salir de deudas, ahorrar un fondo de emergencia, e invertir.

Salir de Deudas

Lo primero que necesita cualquier plan financiero es erradicar las deudas. Los intereses que se pagan son altísimos y terminan matando nuestro futuro. Con tasas por encima del 20%, es difícil crear un patrimonio: terminamos ahogados en deudas. A ese ritmo la deuda crece más rápido que el mercado y por eso es tan importante saldar nuestras deudas y no volver a endeudarnos.

Si ya estas harta o harto de tu deuda y quieres librarte de ese peso, primero guarda unas dos semanas de sueldo para crear un pequeño fondo de emergencia. Así si cualquier cosa pequeña llegara a pasar mientras pagas esta deuda, no saldrás buscando otro crédito. Prevenir es parte de la planeación financiera, y este es el primer paso.

Puedes seguir el método domino (bola de nieve) que describimos aquí para salir de deuda. Es muy sencillo: pagas la deuda más chica primero y la más grande al último. Suena extraño, pero créeme que funciona. Este método cambiará tu comportamiento y hará que salgas de tus deudas aún más rapido (Harvard lo comprueba).  

Fondo de Emergencia

Una vez que estamos libres de nuestras deudas, podemos enfocarnos en crear nuestro salvavidas: el fondo de emergencia. Este nos protege contra la vida. Eventualmente, queramos o no, algo nos va a pasar y necesitamos tener un colchón de dinero para esos gastos. Lo ideal es tener entre tres a seis meses de gastos como fondo de emergencia, pero esto depende mucho de la situación en la que estés.

Evalúa que tan fácil podrías tú, o tu familia, recuperar tu sueldo en caso de una perdida de trabajo o una emergencia. Entre más difícil sea recuperar ese dinero, más meses requieres ahorrar.

Invertir

Una vez teniendo ese fondo de emergencia, entra la mejor etapa: invertir. Ahora sí, quieres hacer crecer tu dinero invirtiendo para tu retiro o cualquiera que sea tu meta. La realidad es que nadie quiere trabajar toda la vida y eventualmente tendrás que vivir de tus ahorros. Por eso es tan importante ahorrar para el retiro. Lo recomendado es ahorrar el 15% de tus ingresos cada mes e invertirlos. Si tienes otras metas, como comprar una casa, esta bien ponerle pausa al retiro y ahorrar para esa meta. Sólo no lo hagas por más de dos años que pierdes mucho tiempo en el cual tu dinero puede crecer.

Recomiendo invertir en fondos, o fondos indexados con buena cobertura a mercados internacionales, especialmente de Estados Unidos. No soy experto en fondos, así que asesórate bien antes de invertir.

Seguir el Orden

Una cosa importantísima es seguir el orden y hacer cada cosa a la vez: Salir de deudas, luego fondear nuestro fono de emergencia, y por último invertir. Si lo haces en otro orden sólo arriesgas más dinero. Tendrás que sacar dinero del mercado (igual y con pérdidas), tomar otra deuda, o usar tu fondo para gastos innecesarios. Debes tener la disciplina para hacerlo en orden y así asegurar tu futuro.

Recuerda que nuestras finanzas son determinadas por nuestro comportamiento. Hay que cambiar nuestro comportamiento para triunfar con las finanzas. Y sin un plan sencillo pero inteligente, es fácil perder el enfoque y no hacer los cambios necesarios. Este plan es sencillo y es el que yo y mi esposa seguimos. Nos ha funcionado de maravilla y vivimos con cero deudas, y un buen futuro. En estos tiempos de crisis, es algo que muchos quisieran tener. Tu, siguiendo esta planeación financiera, también puedes llegar ahí.